Crítica de Two and a Half Men 9x01: Una nueva era


No hay mal que dure cien años pero Two and a Half Men parece lista para seguir molestando como el agujero negro de inteligencia que es, demostrando en su novena temporada, reemplazando a Charlie Sheen con Ashton Kutcher. Admito que el show cumple un propósito educativo muy importante, enseñando por el opuesto todo lo que no es gracioso en el mundo. Recuerden eso, si lo vieron en Two and a Half Men entonces por ninguna razón deben reírse.

La novena temporada empieza con la muerte (fuera de cámara claro) de Charlie Harper, quien murió en un extraño accidente el cual es bizarramente celebrado por todos sus parientes, en parte debido a que el productor del show quería vengarse de lo lindo de Sheen quien le causó muchos problemas. Sin embargo el show debe continuar y Alan y Jake Harper encuentran como nuevo compañero de casa a Walden Schmidt (Kutcher) un millonario quien acaba de divorciarse y está deprimido.

Para reemplazar al personaje de Harper los productores trajeron al único ser humano con menos gracia que Sheen (la búsqueda debió ser exhaustiva) y le ofrecieron una tonelada de dinero por actuar mal, contar chistes pésimos y básicamente contener la satisfacción que le da saber que gana una suma obscena solo por tomarle el pelo al público.


¿Dos neuronas y media?

No. Es todo lo que puedo decir de un show así de malo y popular (lean algún libro de historia y verán que muchos de los peores monstruos de la historia fueron muy populares en su época). Solo no. No lo vean, no gasten su energía en algo que no busca entretener y que no tiene un mínimo de contenido. Entiendo que muchos de los fans del show pueden sufrir de masoquismo no diagnosticado y por eso quieran torturarse así pero les aseguro que un buen psiquiatra y un disco de George Carlin o Richard Pryor les ayudarán a quitarse ese deseo de hacerse daño y descubrir lo que es el verdadero humor.

Para los que quieren suicidarse lentamente viendo todos los capítulos del show, les aseguro que no vale la pena y que probablemente hay alguna razón para vivir. No mueran dándole audiencia a un compendio de todo lo que está mal con la raza humana.

Si tuviera que señalar una sola cosa buena de este episodio sería la aparición de Dharma y Greg, quienes solían protagonizar uno de los shows más divertidos de la televisión y que deberían haber asesinado a todos los demás actores del show para convertirlo en Dharma y Greg 2.0 o algo así.

Puntaje: 0/10- Pensé en ponerle un menos 130 pero dado que la escala va de 0 a 10 preferí no hacer trampa. De toda formas este es el único cero que jamás he puesto en una reseña y no creo que haya algo capaz de volver a ganárselo.

 

Artículos recomendados