Crítica: Two and A Half Men s09e05: A giant cat holding a churro

Two and a Half Men nunca fue mi serie favorita. Si bien algunas veces me quedaba viendo algún episodio repetido cuando no había más nada para hacer, la noticia de Asthon Kutcher reemplazando a Charlie Sheen me hizo pensar que finalmente veríamos el final de la comedia... pero ya van 5 episodios y parece que el rating acompaña.

Como un amiga es fanática de la serie y estaba en su casa, tuve oportunidad de ver el más reciente episodio de la temporada 9, #5 A giant cat holding a churro (Un gato gigante sosteniendo un churro) y fue muy divertido.

Una fiesta para Alan Harper

En este nuevo episodio el personaje de Kutcher (Walden) está más cómodo y consigue divertir con algunos chistes muy precisos. Bastante drogado después de comer unos brownies especiales, Walden prepara una fiesta alocada para levantar el ánimo de Alan, después de un nuevo desencuentro amoroso con Lyndsey.

Pero como no podía ser de otra forma, las fiestas y el descontrol no encajan del todo en la personalidad del tímido Alan Harper.

Lo cierto es que los guionistas logran hacer algunas referencias en la trama a eventos de temporadas anteriores, de las que fui brevemente informada por mi amiga, como una posible hija que tiene Alan dando vueltas por ahí, y su personalidad tímida que quizás sirvan como motor para un próximo episodio.

Sencillo y efectivo, aunque quizás un poco desubicado

Si bien el capítulo me gustó y fue divertido, creo que los chistes de drogados no encajan tan bien en en el estilo de Two and A Half Men. De todas formas, parece que la serie seguirá en pantalla porque los resultados están siendo bastante positivos en la crítica.

A mí particularmente me gustó, aunque no entra en mis series favoritas de comedia. Pero logra sacarme una sonrisa y más cuando veo a a una amiga riendo a carcajadas, hay que compartir esos buenos momentos.

 

Artículos recomendados