True Blood: final de la sexta temporada

Finalmente llegó el final de la temporada 6 de True Blood y la verdad es que, como fanática, me siento bastante decepcionada. Me quedé con gusto a poco y no fue para nada el final que me esperaba.

Si aún no han visto el capítulo final de la sexta temporada de True Blood, mejor no seguir leyendo.

A todos aquellos que decidan seguir leyendo y que ya hayan visto el capítulo, espero que compartan algunas de mis opiniones y, en caso de no hacerlo, pueden expresarlo en la sección de comentarios.

Vampiros a la luz del día

Sin dudas debe ser magnífico el poder caminar a pleno rayo del sol siendo un vampiro, por lo cual no es de sorprenderse la fiesta que se mandaron los sobrevivientes del Camp Vamp en el jardín de Bill (Stephen Moyer).

Ver a Pam (Kristin Bauer van Straten) disfrutando de la alegría colectiva es algo que llama la atención de los fanáticos y a más de uno no le gustó; es raro, pero considerando que Pam estaba bajo los efectos de la sangre de un vampiro que había consumido la sangre de un hada-vampiro de 5 mil años de edad, podemos dejar que se divierta como todos.

Lindo momento para que Sookie (Anna Paquin) vea a todos sus amigos y de paso se entere de que su hermano es el snack permanente de una vampira nueva. Lo mejor es que podemos apreciar un poco del humor característico de Jason (Ryan Kwanten) cuando Violet (Karolina Wydra) besa a Sookie: “es europea…”

Nada es para siempre

Con la muerte de Warlow todos los vampiros pierden la habilidad de caminar bajo la luz del sol y en general no causa problemas porque en Bon Temps es de noche y todos los vampiros quedan a salvo, pero lamentablemente la historia nos traslada a Suecia donde Eric (Alexander Skarsgård) está disfrutando del sol sobre la nieve, leyendo para relajarse, completamente desnudo.

Mientras muchas mujeres festejaron la escena de Alexander Skarsgård sin ropa, los fanáticos sentimos la pérdida de uno de los personajes más queridos mientras lo vemos arder a la luz del sol. Yo me voy a quedar esperando la séptima temporada de True Blood para darlo por muerto. Puede que en una de esas los escritores decidan salvar a Eric de forma milagrosa (¿Pam al rescate?); hasta que no esté confirmado o no lo vea transformarse en un charco de sangre no me lo creo; cualquier vampiro se quema un poquito y se recupera.

Mi gran casamiento vampírico

Muchas mujeres soñamos desde pequeñas con el día de nuestro casamiento, y parece que finalmente llega la oportunidad de Sookie y todos estábamos atentos para ver qué sucedía con la pareja.

Personalmente, no me convencen las habilidades de Warlow (Robert Kazinsky) como decorador de eventos y me gustaría saber de dónde sacó la cinta para decorar el poste matrimonial (se ve que para un hada-vampiro de 5 mil años es algo normal). Claro está que la decoración y los dilemas que me crearon pasaron a segundo plano cuando Warlow no entendió que lo que Sookie le pedía era romance.

Entiendo que esperó más de 5 mil años para casarse con un hada y alimentarse de ella, pero la verdad es que no me imaginaba que Warlow fuese a retornar a su papel de malo; diganme ilusa, pero de verdad llegué a creer que se terminaban los dramas amorosos de Sookie (me está cansando).

A final que Bill llegó en su caballo blanco a rescatar a Sookie y luego de recibir una paliza de Warlow no pudo hacer más que mirar mientras Jason salvaba el día junto a su abuelo. Esta parte si fue previsible; Sookie en el baño solo podía significar que se iba a abrir el portal. Creo que los escritores están faltos de imaginación.

No me gusta que Bill vuelva a ser el mismo de antes, todos esos desórdenes de personalidad logrando que uno lo odiara para volver a tener la misma cara de cachorrito apaleado porque Sookie no lo quiere. Al perder todos sus poderes le volvió el amor por Sookie...

En 6 meses el mundo cambia

El salto de los 6 meses no me gusta, nunca. Al final del capítulo nos enfrentamos con un mundo en el cuál Bill ha publicado un libro (And God Bled) en el cual confiesa todos los asesinatos que ha cometido y de qué se trata la Hepatitis V que afecta a los vampiros.

No solo eso sino que Sookie ahora está con Alcide (Joe Manganiello), Sam (Sam Trammell) es alcalde de la ciudad y está esperando su primer hijo, Arlene (Carrie Preston) le compró el bar a Sam y la ciudad ha decidido que es una buena idea que cada humano tenga un vínculo monógamo con un vampiro al cual alimentarán para que los proteja.

Mucha información en pocos minutos.

Destaco el hecho de que Jessica (Deborah Ann Woll) quiere redimirse por la muerte de las hijas de Andy (Chris Bauer) y que busque tener un poco de paz. Gesto noble que espero sea apreciado por Andy.

Ahora si vamos al final y a la pregunta que muchos expresaron: ¿la séptima temporada de True Blood nos mostrará conflictos con los vampiros-zombies?

No me van a negar que la horda de vampiros infectados con Hep V en la escena final se parece más a un capítulo de The Walking Dead que a uno de True Blood.

 

Artículos recomendados